Ethereum, el proyecto Bitcoin 2.0 más ambicioso, lanza su plataforma descentralizada con Frontier

Ethereum, el proyecto Bitcoin 2.0 más ambicioso, lanza su plataforma descentralizada con Frontier

Ethereum, uno de los proyectos Bitcoin 2.0 que más expectativas está despertando en la industria Bitcoin y posiblemente el más ambicioso hasta la fecha, lanza Frontier, el primer componente de su plataforma descentralizada de contratos y aplicaciones, que supone la puesta en marcha de la red minera de Ethereum y permite la ejecución de contratos inteligentes, aunque aún como un entorno de pruebas.

“La visión de un ‘computador mundial’ a prueba de censura (censorship-proof, en inglés) que cualquiera puede programar, pagando exclusivamente por lo que utilizan y nada más, es ya una realidad”, ha asegurado la startup en el blog corporativo en el que hacía público el lanzamiento.

Frontier está dirigido a desarrolladores avanzados y es, en realidad, una interfaz de línea de comandos (CLI, por sus siglas en inglés) que permite participar en el sistema y minar Ether (ETH), el token de la plataforma. Sin embargo, se trata de una versión aún bastante inestable, y de ahí que Steven Tual, CCO de Ethereum,haya asegurado a CoinDesk que “no se ponga un montón de valor en riesgo a menos que realmente estés seguro de que sabes lo que estás haciendo, y que has hecho una evaluación de los riesgos de la red”.

Al igual que ocurre con Bitcoin, la seguridad de Ethereum es más sólida cuanto mayor sea la participación de nodos que intervienen en la confirmación de transacciones en la cadena de bloques (blockchain en inglés) y en el minado de monedas, y precisamente ese parece ser el marco en el que se enmarca la publicación de Frontier, que es el primero de una serie de lanzamientos planificados en varias etapas. Los usuarios sin profundos conocimientos de programación tendrán aún que esperar a la próxima versión de Ethereum, Homestead, que se espera que se lleve a cabo en dos o cuatro meses.

Ethereum es una plataforma y un lenguaje de programación basados en la tecnología de la cadena de bloques de Bitcoin y que tiene como objetivo hacer posible que los desarrolladores creen y publiquen aplicaciones y contratos inteligentes que no requieran de la confianza en terceros para funcionar. Los contratos inteligentes pueden comprender una variedad de servicios tales como votar, solicitudes de crédito, registros de nombres de dominio, intercambios financieros, gobernanza de empresas, derechos de propiedad intelectual, y así sucesivamente.

Para ello, el equipo liderado por Vitalik Buterin ha desarrollado una cadena de bloques independiente de la de Bitcoin basada en su propio proof-of-work y, que además de registrar las transacciones de Ether, su token interno, también registrará todo tipo de cosas, desde contratos inteligentes hasta software distribuido. La criptomoneda Ether sería entonces como la “gasolina” de la plataforma más que una unidad monetaria, ya que, será la que ejecutará las aplicaciones en la red descentralizada de Ethereum y se necesitará para llevar a cabo cualquier acción en la plataforma.

Al igual que en Bitcoin, los mineros que validen las transacciones en la red, serán recompensados con Ether. Técnicamente, cualquier persona con un GPU será capaz de desempeñar funciones de minería en la red Ethereum. Además para prevenir que un pequeño grupo de mineros monopolice la red, el equipo de desarrollo podrá, en esta primera fase, tener control sobre la red para evitarlo. Durante los primeros días de funcionamiento de la plataforma, que ha recibido el nombre de “fase de descongelación” el suministro de Ether se irá escalando deliberadamente en un 90% a 0,59 ETH por bloque. Cada bloque de la red se creará más o menos cada 12 segundos.

Considerado por sus creadores y por muchos de sus seguidores como una nueva forma de entender Internet, ya que su objetivo es descentralizar toda clase de servicios de Internet, haciéndolos más baratos, más rápidos y más accesibles dado que elimina la necesidad de un servidor central. “Lo que hace Bitcoin para los pagos, Ethereum lo hace para cualquier cosa que se pueda programar”, aseguran en su página web.

A diferencia de otras plataformas Bitcoin 2.0, como Factom o Counterparty, que se han creado como una nueva capa en la parte superior de la cadena de bloques de Bitcoin, Ethereum ha diseñado una plataforma creada desde cero, con unos lenguajes de programación propios (Serpent, LLL and Mutan), sistemas de comunicaciones (Whisper), red de gestión de la información (Swarm) y un navegador descentralizada (Mist).

Año y medio después de hacerse público el proyecto, un año después de cerrar una de las campañas de crowdfunding más existosas de la historia, con alrededor de 15 millones de dólares, y con unos meses de retraso sobre las primeras estimaciones, Ethereum ha generado hoy su bloque génesis. El tiempo dirá, si las críticas que ha recibido el proyecto por parte de algunas personalidades del ecosistema Bitcoin, son infundadas, o si realmente el ambicioso proyecto es el inicio de un nuevo Internet. De momento, la historia de Ethereum comienza a registrarse en su cadena de bloques.

Fuente: Oro y Finanzas